El venezolano Carlos Cruz-Diez, uno de los mayores representantes del arte óptico-cinético y de los últimos pensadores del color del siglo XX, llevó su arte hasta las calles de Los Ángeles, Estados Unidos. 

 

Carlos Cruz Diez 1

Un cruce peatonal gastado se transformó en un lienzo de color y alegría, en la intersección de Second West Street y Grand Avenue en el centro de la ciudad, donde se ubica el museo de arte moderno The Broad, que junto a la Cruz-Diez Art Foundation y Articruz coordinaron este proyecto en el contexto de la gran exposición “Pacific Standard Time: Los Angeles/Latin America”. Museos, galerías y centros culturales de Los Ángeles realizan este tributo al arte latinoamericano en EE.UU, bajo el patrocinio de la Getty Foundation. 

Cruz – Diez es famoso por aportar una nueva forma de conocimiento sobre el fenómeno del color, a través de obras urbanas de ‘op art’ (arte óptico) que generan situaciones y acontecimientos cromáticos de permanente dinamismo, de acuerdo al desplazamiento de la luz y el andar del espectador. 

 

EFE Cruz diez 8

 

El universo cromático y cinético de Carlos Cruz Diez


Establecida su plataforma conceptual en Caracas desde 1959, Cruz-Diez se residenció en París a partir de 1960 con el objetivo de desarrollar, estructurar y materializar su discurso plástico. Es así que entre 1959 y 1995 realizó ocho investigaciones que evidencian distintos comportamientos del color: Addition Chromatique, Physichromie, Induction Chromatique, Chromointerférence, Transchromie, Chromosaturation, Chromoscope y Couleur dans l’espace. 

“Siempre he pensado que el arte no es solamente para estar colgado de un clavo en un museo o en una colección privada”, expresó a la AFP en un correo electrónico enviado desde París.

 

Carlos Cruz Diez 3

 

Desde aquel entonces ha creado llamativas intervenciones denominadas como “color aditivo”, también integrando el espacio urbano con la arquitectura en Países Bajos, Francia, EE.UU. Italia, Alemania, España, pasando por su amada Caracas (Venezuela), Brasil, Colombia, México, Reino Unido, entre muchos otros. 

 “El arte es para el disfrute de la gente, el arte es comunicación, y la calle y lugares de trabajo son sitios propicios para manifestarse y comunicar el discurso del artista. Las obras de arte emplazadas en lugares públicos se convierten en patrimonio de sus habitantes, son parte de las vivencias de su entorno”, añadió Cruz – Diez.


“Couleur Additive” en Los Ángeles


A sus 94 años de edad, Cruz-Diez diseñó y supervisó la obra en un mes, expresa su hija Adriana, y varios estudiantes de arte se encargaron de ejecutarla. Contó con la participación del aclamado director de la filarmónica de Los Ángeles, el también venezolano Gustavo Dudamel, quien acudió con su hijo y ayudó a pintar parte de la obra, según informó The Broad, que está justamente al lado de la sede de la orquesta.

 

Carlos Cruz Diez 5

 

Esta ciudad prohíbe pintar sobre cualquier cruce peatonal, de modo que la obra se trata de un plástico pegado sobre el asfalto que permanecerá allí hasta enero, cuando termina la feria Pacific Standart Time (PST), dedicada al arte latinoamericano.


La PST expuso también obras de Cruz-Diez en el “Palm Springs Art Museum” -180 km al este de Los Ángeles-, llamada ”Kinesthesia: Latin American Kinetic Art, 1954-1969” junto a otros artistas cinéticos, como sus reconocidos compatriotas Alejandro Otero y Jesús Soto, y el argentino Julio Le Parc. Entre sus obras está la “Cromosaturación” (1965), una sala blanca compuesta por tres cámaras con una lámpara roja, verde y azul, que genera alteraciones en la retina y en la percepción de estos colores.
 

 

Carlos Cruz 7

 

Cruz-Diez ha realizado más de 100 proyectos de integración del arte en la arquitectura y el espacio urbano en 16 países, además indicó que está trabajando en “muchos proyectos”, pero destacó una intervención de un edificio de viviendas en el que habrá “obras interactivas y participativas” en el elevador, pasillos y apartamentos.

Su icónica “Ambientación de Color Aditivo”, un gigantesco mosaico, cubre el piso del principal aeropuerto de Venezuela “Simón Bolívar”, el cual se ha convertido en “símbolo del exilio involuntario del venezolano” en tiempos de crisis. La foto típica de despedida es de los zapatos junto a una maleta, el pasaje o el pasaporte y como fondo el naranja, azul, negro y amarillo de este exponente del arte cinético. “Tengo la certeza de que dentro de poco, será el símbolo del retorno feliz a la patria”, expresó el artista.

 

Carlos Cruz Diez aeropuerto internacional

Su obra está presente en museos, autobuses, plazas, universidades y hasta en pasarelas del mundo de la moda, pero su legado permanece en el disfrute visual de cada transeúnte en las distintas calles del mundo. 

Redacción de Verissa Simosa para Gotakey, 2017.
Fuente: AFP / Tendencias. com / El Nacional 

Etiquetado en:                                                        
Leido 246 veces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>