cafe-tacuba

Cuando te mencionan Café del Tacuba probablemente comiences a tararear canciones como “Ingrata” o “Eres”, pero lo cierto es que el nombre de esta exitosa banda mexicana está inspirado esta joya arquitectónica convertida en café, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México y considerado un verdadero bastión de la alta cocina mexicana, fundado en 1912.

Ubicado en la calle de Tacuba, el restaurante es ampliamente conocido por su tradición gastronómica, por la belleza arquitectónica del edificio y por los mitos, leyendas y hechos históricos que han ocurrido dentro de él.

En este restaurante puedes probar lo mejor de la auténtica cocina mexicana: desde los famosos tamales, el chocolate y los buñuelos hasta las enchiladas y chiles rellenos, con recetas típicas de la época colonial.

 

cafe-tacuba-

Pero si visitas Café del Tacuba por primera vez no puedes dejar de probar el mole poblano, así como los pipianes, adobos y moles de olla. El pollo al estilo poblano, otro de los baluartes de la carta, viene acompañado con crema y rajas de chile pasilla, toda una conquista para el paladar.

Y como el menú no alcanza para una sola visita, puedes considerar darle una probada a los panuchos estilo Tacuba, las chalupas a la poblana, los sesos empanizados, los chilaquiles, el pozole y los tamales de dulce y de chile. El precio no pasará del equivalente a 12 dólares.

Café Tacuba también es reconocido por su delicioso chocolate, por su café y por la gran variedad de pan dulce que ofrecen: conchas, roscas de canela, empanadas de nuez, volcanes, chilindrinas, novias, magdalenas, alambres, chamuscos y pastel de chocolate, entre otros panecillos.

Tu visita quedará redondeada con el espectáculo visual que significa la arquitectura del Café Tacuba. Cada rincón está decorado al estilo mexicano y en sus muros se encuentran varios óleos con tema gastronómico que recrean los descubrimientos del mole y del chocolate.

 

cafe-tacuba-.

Dentro del local encontrarás un mural que muestra a las religiosas de Santa Clara en la cocina de su convento, mientras descubren la especialidad de la casa: el mole poblano. Otra de las pinturas que destaca en el salón principal es la de Sor Juana Inés de la Cruz.

Y como todo lugar emblemático, el Café Tacuba está rodeado de mitos, leyendas y, por supuesto, historias. Fue en este lugar donde Diego Rivera se casó con la novelista Guadalupe Marín, antes de su romance con Frida Kahlo. También donde Agustín Lara escribió la letra de un bolero en una servilleta y donde un grupo de sicarios asesinó a tiros, en 1936, al gobernador de Veracruz.

https://www.youtube.com/watch?v=sZaoy0OVWkY

Una de las leyendas cuenta que por los oscuros rincones de las escaleras y salones de la casona se aparece el fantasma de una monja que mueve los manteles.

Este lugar emblemático es visitado con frecuencia por personajes del mundo de la política y las artes, así como turistas y amantes de la buena cocina, gracias a su oferta gastronómica, a la historia del lugar y a su inmejorable ubicación.

¿Qué opinas sobre este maravilloso lugar? Comparte tus impresiones con nosotros en nuestra sección de comentarios.

Para más información de novedades y tips del mundo del turismo, síguenos en Twitter e Instagram.

Etiquetado en:                    
Leido 303 veces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *