surf1

Jesús Brito es un niño venezolano de La Guaira, estado Vargas, y a sus 12 años es capaz de demostrarle a cualquiera que los límites sencilamente no existen y menos cuando se nace amando una pasión, en este caso: El Surf. 

Este "chamo" guaireño es algo tímido, pero siempre anda con una sonrisa inmensa, de oreja a oreja. Le gusta ver películas en sus tiempos libres y andar en patineta en una rampa empinada que está cerquita de su casa. No obstante, lo que ama, lo que le roba el sueño, por lo que lucha día a día es por ser un gran surfista. 

Para muchos este deseo podría ser algo "loco" o "imposible" ya que Jesús nació con un problema congénito que no le permitió el desarrollo de sus extremidades inferiores. Lo cierto es que este pequeño les ha demostrado a todos que es tan grande como el tamaño de sueños y no existe reto que lo detenga. 

Jesús sorprende a sus profesores por su gran destreza. Su mentor Diony Ortiz, de la escuela Los Cocos Surf, comentó en una entrevista realizada por el diario venezolano El Nacional que la única diferencia entre Brito y el resto de los aprendices es el "amor y la constancia", que le dedica al deporte. 

Aunque Jesús es más de demostrar que de hablar, aseguró en dicha entrevista que "el surf es felicidad". Agregó que le gusta “sentir la adrenalina que le brindan las olas al deslizarse sobre ellas”. 

Por otro lado, Kenya Brito —madre de Jesús— manifestó que desde que su hijo practica la disciplina está "más alegre" y también ha logrado "relacionarse y hacer nuevos amigos en la playa".  Agregó que su pequeño deportista comenzó en el mundo del surf hace tres años, gracias a sus primos que lo llevaron un día, a ver a los surfistas que practicaban en playa Los Cocos, en Caraballeda. Justamente, en ese momento se encontraba cabalgando las olas Alfonso "Alca" Mendoza, un alumno egresado de la escuela de surfistas y actual atleta de skateboarding,  y que comparte con Brito la misma condición física: "Cuando vi a Alca me di cuenta que lo que yo quería no era imposible", comentó Jesús. 

Para ello, Jesús sabe que tiene que trabajar duro y que el éxito no es casualidad. Cada fin de semana entrena con mucho esmero para asistir a la primera edición del Isa World Adaptive Surfing Championship —un campeonato especialmente para atletas con limitaciones físicas que tendrá lugar en California, Estados Unidos—. 

"Yo quiero ser campeón nacional, ese es mi sueño. Con constancia y más práctica se que lo voy a hacer. Sobre las olas siento que vuelo. Puedo llegar a donde no llegaría fuera del agua. Cuando estoy en el mar pierdo el miedo, allí nada es imposible. Ser diferente no es lo importante, sino querer hacerlo", asevera Jesús. 

surf2

surf3

Fotos cortesía de El Nacional

Redacción Gotakey 2015.

Etiquetado en:                    
Leido 1.141 veces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *