La-Habana-Edificio-del-Capitolio1

En la Habana Vieja, el casco histórico de la capital cubana, todos los días desfilan cientos y cientos de turistas. Por las calles de adoquines y edificios altos de piedras, se cruzan grupos venidos de todo el mundo y susrespectivos guías cubanos, entrenados para mostrar la ciudad en varias lenguas.


Incluso durante los años más duros del bloqueo económico estadounidense sobre Cuba, el turismo era una actividad vigorosa en la isla. Pero desde el sorpresivo anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y su vecino del norte en diciembre de 2014, la actividad se ha incrementado, favorecida por las nuevas medidas. Estados Unidos autorizó hasta 110 vuelos diarios a Cuba, lo que es visible en las calles.

En la céntrica Plaza Vieja están todas las comodidades para atender a los turistas, menos el internet inalámbrico, un servicio que no ha llegado a esta zona. Pero el atractivo es otro: la arquitectura colonial, los patios internos de las casas, vestigios de otros tiempos que la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana se ha propuesto restaurar.

Los recursos están lloviendo en una isla donde la mayoría de los grandes hoteles son del Estado y donde la llegada del capital extranjero está fuertemente controlada. Mientras, los restaurantes y paladares no descansan y hasta los músicos callejeros hacen su agosto.

Entrevistados: Tomás, guía turístico en español y alemán, Elizabet, guía turístico en francés, y Carlos de la Regata, arquitecto.

Descargar Entrevista

Fuente: RFI

Etiquetado en:                        
Leido 1.305 veces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *